Noticias

image

Cuidado si sientes que tus dientes se mueven

Nuestros dientes están sujetos a nuestra mandíbula gracias al ligamento periodontal. La debilidad y movilidad de estos, se debe a distintos elementos que alteran e intervienen la salud de las piezas dentales. Estas no están soldadas directamente al hueso, por lo que el exceso de fuerza y algunas enfermedades, pueden terminar dañandolos. Afectando a niños, adolescentes y adultos por igual.

El ensachamiento del ligamento periodontal afecta la movilidad de las piezas, provocadas por un exceso de fuerza, termina por aumenta la movilidad del diente. Este aumento no es preocupante en caso de no existir pérdida de inserción del diente al hueso.

Esta aumento en la movilidad de tus dientes empieza a ser preocupante cuando son otros los factores causantes. La pérdida de inserción, o se debe a distintas enfermedades, descuidos, como también la falta de una higiene minuciosa, por ejemplo:

• Enfermedad periodontal (periodontitis (piorrea popularmente)
• Procesos infecciosos periapicales extensos (produidos por infecciones del diente originadas por caries, traumatismos, desgastes importantes del diente, etc)
• Empaquetamiento de comida


Esta enfermedad dental también puede ser provocada por otros factores. Los tratamientos de ortodoncia y traumatismos dentales pueden generar una reabsorción de las raíces, que es el desanclaje del diente en el hueso, debido a la disminución del tamaño de la raíz. Muchas veces debido a la mala prácticas de tratamientos ortodonsistas o golpes.

En niños en parte es común esta movilidad al momento que estos estén comienzan a mudar sus dientes de leche. Sin embargo el control periódico y constante en la salud bucal, evita que caries generen otras enfermedades que a largo plazo, puede ocasionar daños mayores.

Fuente: http://odontologiasalud.blogspot.cl/2010/10/se-me-mueve-un-diente-que-puede-ser.html


image

Sabes que puede producir mal aliento?

El mal aliento, o halitosis, puede generarnos más de un inconveniente en nuestras vidas tanto socialmente como personalmente.
El mal aliento es causado generalmente por exceso de bacterias gram negativas en boca y estas producen desechos que generan el mal olor ya sea, por mala higiene, por caries y sobre todo por periodontitis. Cuando el cepillado es inadecuado o se realiza irregularmente, no usas seda dental de manera regular, las bacterias se acumulan en verdaderas placas en tu boca y entre los dientes y producto del metabolismo que realizan las bacterias se liberan productos que producen entre otros problemas el mal aliento o halitosis.
La Enfermedad Periodontal (Periodontitis), es la inflamación de los tejidos que rodean el diente. En la periodontitis, las encías se alejan de los dientes formándose sacos periodontales que afectan el periodonto de inserción. El sistema inmunitario del cuerpo lucha contra las bacterias a medida que la placa se extiende y crece por debajo de la línea de las encías. Las toxinas de las bacterias y la respuesta natural del cuerpo contra la infección empiezan a destruir el hueso y el tejido conjuntivo que mantienen a los dientes en su lugar. Cuando la periodontitis no se trata debidamente, los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes se destruyen. Con el tiempo, los dientes pueden aflojarse y hay que sacarlos.
En la periodontitis el numero de bacterias esta aumentado por ende se genera una mayor liberación de productos que metabolizan las bacterias quienes son las causantes tanto de la enfermedad como del mal aliento o halitosis, siempre asociado a una mal higiene y alimentos acumulados.